martes, 29 de enero de 2008

Los Campos del Pelennor (El Señor de los Anillos)

* Este tutorial está realizado íntegramente por Connann. En caso de que lo necesites no cuesta nada poner de dónde lo has sacado y mencionar a su autor *

Hace ya un tiempo hice un tutorial en relación a este diorama para los amigos de La Guerra del Anillo, una web que sin duda deberíais visitar si sois aficionados al universo de ESDLA y sus miniaturas.

Como bien veréis por el nombre, voy a basar la escena en la recreación de la batalla de los Campos del Pelennor, donde se puso en juego el destino de las pueblos libres de la Tierra Media. Y como no podía ser de otra manera he decidido captar uno de los momentos principales de ese enfrentamiento: la llegada de los Mûmak haradrim, los Olifantes de Guerra.

El diorama se basa en la recreación del suelo de la llanura del Pelennor y en la imponente figura creada por GW del Mûmakil, ante la que se encuentran los pobres rohirrim.

Antes de entrar a comentar la composición y dinamización de la escena, cabe resaltar, como ya sabemos, que las miniaturas de ESDLA de GW no son muy dinámicas, por lo que siempre es conveniente modificar alguna que otra pose. Este no fue mi caso concreto, ya que mantuve las figuras originales, intentando explotar al máximo las poses que vienen de “serie” en las figuras.

Lo que en un principio comenzó como un proyecto pequeño fue, poco a poco creciendo hasta incluir en la escena, aparte del Mûmak y su dotación, un buen número de infantería rohirrim y algo de caballería (incluyendo a Éomer).

El nivel de pintado es bueno o malo en función de los objetivos para los que lo haga uno, y teniendo en cuenta que este diorama está ideado para ser visto como un todo, como una fotografía, quedo más que satisfecho.





LO QUE VAMOS A NECESITAR

Miniaturas necesarias:

  • Mûmak con dotación Haradrim
  • Éomer a caballo
  • 1 jinete de Rohan
  • 10 guerreros de Rohan
  • Diversos accesorios: escudos, venablos, flechas...





Materiales:

  • Plato/Peana de madera
  • Masilla / Escayola
  • Arena y piedras/gravilla
  • Césped electrostático
  • Palillos de madera
  • Alambre
  • Cola blanca
  • Super Glue
  • Cuchilla de modelismo
Pinturas necesarias (Escenografía y miniaturas):

  • Gris códex (GW)
  • Gris Fortaleza (GW)
  • Gris Lobos Espaciales (GW)
  • Gris Sombrío (GW)
  • Blanco Cráneo (GW)
  • Hueso deslucido (GW)
  • Negro Caos (GW)
  • Rojo Costra (GW)
  • Tinta Carne (GW)
  • Verde Snotling (GW)
  • Cota de Malla (GW)
  • Acero Engrasado (Vallejo)
  • Oro Viejo (Vallejo)
  • Marrón Bubónico (GW)
  • Marrón Bestial (GW)
  • Marrón Quemado (GW)
  • Carne Enana (GW)
  • Terracota (GW)
  • Azul Nauseabundo (GW)
  • Púrpura Nigromante (GW)
  • Negro Imprimación (GW)
  • Tierra de cementerio (GW)
  • Kommando Khaki (GW)


PROCESO

Tras estas breves palabras, ahora sí que entramos en el proceso creativo, propiamente dicho.

Lo primero, lógicamente, limpiar las rebabas de las piezas y en el caso del Mûmak, enmasillar los huecos de las uniones. Para lo que cuesta esta mini podían hacer un molde que coincidiera, porque vaya tarea de enmasillado...

En este momento del proceso le puse en los colmillos al Olifante, como algo decorativo, unos pinchos, realizados con palillos redondos previamente cortados y atados al plástico con alambre.

Comenzé con el pintado del Múmak, al ser el centro de atención de la obra.

La verdad es que es una mini muy agradecida de pintar; con un pincel seco bien dado se puede llegar a obtener un resultado más que aceptable. Yo empleé Tierra de Cementerio (GW) como base y unas cuantas capas de grises, desde el Gris Códex (GW) hasta llegar al Blanco Cráneo (GW).


El resto de detalles como las sogas o los colmillos llevan también Tierra de Cementerio como base, aunque en el caso de los colmillos tuve que aclararlos e intentar darle un efecto lacado tipo marfil con tinta color carne y hueso deslucido.

Una de las cosas que me ha gustado ponerle al elefante son las pecas, un toque realista, ya que si mal no recuerdo, cuanto más viejo es el animal, más manchas tiene en la piel.









Varios de los mûmaks que salen en las películas de ESDLA llevan la cara y parte de los laterales pintados con símbolos en rojo; en mi pintado prescindí de ello, ya que no me atrevía a manchar la piel.

Después de dejar al Olifante bastante avanzado en lo que al pintado se refiere, comenzé a trabajar el resto de figuras: infantería y caballería rohirrim y la dotación haradrim del Mûmak. En este proceso sólo tengo fotos de los rohirrim, lamentablemente.

Aparte de emplear un esquema de color similar al que sale en las películas de ESDLA, decidí empolvar a estos guerreros, una manera simple de representar la batalla y la suciedad que ello conlleva.


Bastante saturado de tanto pintar, me metí de lleno en la creación de la peana, de la base/sustrato donde iba a sucederse la escena. Este momento no encierra ningún misterio: compré en un Bazar Chino un plato de madera para pulpo, y tras darle la vuelta, comencé a trabajar el terreno.

Puse como base una fina capa de masilla tipo escayola, pero cualquier otra valdría. Acto seguido apliqué cola de carpintero diluída en agua y espolvoreé una buena cantidad de arena por encima y después una piedrecillas para darle riqueza al conjunto. Imprimación en negro, pintado y césped y... listo!



A estas alturas el castillo que va sobre el Mûmak estaba prácticamente finiquitado, a excepción de iluminar la tela que lo forma y de algún que otro travesaño todavía sin pintar.

La verdad es que me dio más trabajo del que en un principio suponía, porque me costó encontrar el tono adecuado al mimbre de la plataforma. Al final el resultado fue bastante bueno.
La “receta” para obtener ese mimbre es muy sencilla; basta con aplicar colores terrosos, desde el Marrón Quemado (GW) hasta el Tierra de Cementerio (GW), dándole progresivas subidas de luz. Y al final un lavado con Tinta Carne (GW), que le da el toque definitivo.





Y llegamos casi al final del proceso, con algún salto que otro entre fotografías. Una vez finiquitado el trabajo de pintado de las miniaturas que compondrán el diorama, llega la parte más bonita y a la vez la más compleja: colocar las figuras en el sustrato, sin olvidar toda esa teoría que hemos comentado antes.

Al final opté por dinamizar la escena colocando al Olifante en el centro rompiendo las filas de los rohirrim, un ataque por sorpresa. Cada figura está ubicada en su sitio, siempre interrelacionándose con la figura de su alrededor y con el eje de la composición, el Mûmak. De esta manera se consigue esa armonía visual tan deseada.

Y después de esto llega el “toque mágico” , ensuciar de manera general las figuras y colocar los detalles que aporten un mayor realismo al conjunto. Ejemplo de ello son los escudos, lanzas, rotas, flechas clavadas en el Mûmak...

Quedo encantado con esta obra que recoge mi particular visión de la batalla que decidió el fin de La Tercera Edad. Espero que os guste y que disfrutéis de ella tanto como lo he hecho yo.

Un saludazo!!

Pd. Este diorama ganó una Medalla de PLATA en Escenas de Fantasía en el I Concurso Internacional "Ciudad de San Sebastián" 2007































2 comentarios:

Samunosuke dijo...

Me ha encantado esta obra. Tiene un impacto visual y un dinamismo muy acentuado. Enhorabuena campeón.

Connann dijo...

Tú sí que eres un champion!!
El Rey de los Mohirrims!! Jajaja!!
Me alegro de que te gustase, amigo mío.
Un saludote!!

Bienvenidos a "La Morada de Connann"!!

En este blog iré posteando regularmente las novedades y proyectos que vaya realizando.

Espero que os guste lo que hago y que comentéis cualquier duda o sugerencia que tengáis al respecto.

Un saludo...

English version

Welcome to "La Morada de Connann"!!

I use this blog to update my new works or projects. I hope you like it and comment all you want.

Cheers!